Durangaldeko ermitak 2019. (Z, G)

Ekainak 22

Salimos desde la ermita de la Magdalena y, caminando entre calles, llegaremos a la ermita de San Fausto. Por el camino peatonal llegaremos a la ermita de San Vicente (Astola). Cruzamos la carretera y nos dirigiremos a la ermita de San Martin (barrio Gaztelua) y, por pista, bajaremos un poco y volveremos a subir por pista hasta llegar al barrio Aramiño (Elorrio). Aquí hay una pequeña ermita, Santa Eufemia, que es de propiedad particular.

Subiremos al barrio Berriozabaleta, un sitio ideal por las vistas que tiene y por la fuente, patrimonio cultural del País Vasco. Tanto el monumento como el camino que conduce a él son impresionantes. La fuente y el lavadero componen el monumento, situado en el centro de una terraza semi circular. Cerca tenemos la ermita de Santa Catalina y una casa palacio. Desde allí seguiremos al bonito barrio de Leiz-Miota, donde encontraremos la ermita de San Lorenzo. Continuando en un pequeño ascenso llegaremos al barrio Mendraka. Pasaremos por las viñas de txakoli hasta llegar a la ermita de Santo Tomás. Desde este barrio, con buen tiempo, las vistas de los montes del Duranguesado son impresionantes.

Comenzaremos a descender a Elorrio, pero primero pasaremos por el barrio Zenita para ver la necrópolis de Argiñeta, patrimonio cultural del País Vasco, que está formada por la ermita de San Adrian, cinco estelas y veinte sepulcros. Después bajaremos por mitad del barrio y, al lado de un caserío-molino, cogeremos una pista que en 200 m nos llevara a una fuente de agua sulfurosa (que está muy buena, aunque a algunos no les gusta). Tras pasar por el colegio de Lourdes (llamado “los frailes” por los elorrianos), ubicado en los antiguos baños de Galartza y fundado como seminario menor en 1907 por la orden de los Agustinos de la Asunción, llegaremos a Elorrio.

Elorrio tiene 20 ermitas, que iremos conociendo en excursiones futuras.

Distancia: 16-17 km. Desnivel: 400 m. Salida: 08:00. Tiempo estimado: 4-5 h.
DIFICULTAD TÉCNICA: MODERADA.

Guía: Julen