Asturias. Sendas en torno al Cares.

Apirilak 28-1

Prezioak: bazkideak – €, ez bazkideak – €.
Precios: socios – €, no socios – €.

Txartelak: – (ikusi arauak).
Billetes: – (ver normas).

Irteera: Landakon, 06:00 etan.
Salida: Landako a las 06:00.

Guía: Roberto Gil. Tracks GPX.

Con esta salida de cuatro días queremos dar a conocer algunas sendas de pastores, que tienen en común el desarrollarse sobre los macizos y vertientes escarpadas que rodean el río Cares. Además, queremos saldar una cuenta pendiente con aquellos que no pudieron hacer el recorrido de Bulnes a Caín hace pocos años. Nos alojaremos en la zona de Arenas de Cabrales, con lo que los desplazamientos en bus serán mínimos.

Nunca está de más advertir que los recorridos que aquí presentamos no son para todos los públicos. Los itinerarios transitan por zonas muy escapadas y aéreas, no aptas para gente con vértigo. No hay pasos de escalada, pero en alguna ocasión habrá que utilizar las manos para progresar y, sobre todo, habrá que prestar mucha atención al terreno que pisamos, en muchas ocasiones cerca del abismo. Otra dificultad añadida son los contundentes desniveles a superar, por lo que hay que tener una buena condición física. La altura máxima de las excursiones rondará los 1600 m, por lo que en esas fechas apenas encontraremos nieve, salvo en alguna umbría de las zonas más altas.

PRIMER DÍA. CUETÓN DEL CARES (1651 m).

Desde Puente Poncebos (212 m) subiremos a Camarmeña (450 m) por la senda que evita las revueltas de la carretera. Ascenderemos la Canal de la Bobia, una interminable cuesta que nos deja en la majada de Ondón (1320 m). Aquí las vistas sobre la garganta son espléndidas, pero aún nos espera un fuerte repecho, el más duro de la jornada, para alcanzar la cumbre. No hay traza evidente de camino, es una pendiente pronunciada de hierba y roca que lleva hasta lo más alto del Cuetón del Cares (1651 m). Las vistas se amplían ahora hacia la vertiente norte, destacando la Sierra del Cuera.

El descenso lo haremos por una buena senda que por la vertiente norte nos llevará a las majadas de Ostandi (1410 m), Dubriello (1160 m) y Cananda (1018 m), alcanzando finalmente las bocaminas de la sierra de Dobros a la altura del Portillo de Busnuevu (960 m). Aquí seguimos el camino minero empedrado, que baja de  forma espectacular por las empinadas laderas. Más abajo, ya convertido en pista, pasa por las majadas de Vano (430 m) y La Golpellosa (400 m). Dejamos en este punto la pista y tomamos una senda a la derecha que nos lleva a la entrada de Arenas, disfrutando de un bonito bosque.

Aquí se pueden apreciar las vistas desde la majada de Ondón:

https://www.picoseuropa.net/ondon1/index.php

Longitud: 17 kms;     Desnivel: 1440 m de subida y 1510 m de bajada.

SEGUNDO DÍA. CUESTA DUJA Y LA PEÑA (1063 m).

Este recorrido pretende ser una reedición del viejo camino de Bulnes a Caín, aunque no lo haremos integro. Recorreremos, en mi opinión, la parte más compleja e interesante, dejando de lado el paso por Bulnes y sin llegar a Caín (por poco), para hacer una ruta circular y evitar el gran desnivel que supone la Canal de Amuesa. De paso, haremos una vuelta por el Cares con una más que interesante alternativa.

Comenzamos otra vez en Poncebos (212 m) y seguimos la archiconocida senda del Cares hasta Culiembro (430 m). Bajamos al Cares y lo cruzamos por Puente Viella, tomando al otro lado la senda que remonta por Impividre y la canal de Piedra Bellida hasta dar con el Horcado Turonero Cimero (930 m). Aquí nos unimos al itinerario que viene desde Bulnes por Amuesa y el Collado Cerredo. Toca descender a la Canal de Ría y una subida fuerte por el Monte Cuélebre para alcanzar los pastos de Cuesta Duja (1025 m). Luego viene la impresionante bajada por los cortados del Pardo de Cuesta Duja, el Barrenao y el Robledal. En la parte inferior del Robledal, dejaremos la continuación a Caín y tomaremos a la derecha la senda que lleva a La Tranvia, impresionante paso labrado en la roca, decenas de metros por encima de la senda del Cares. Terminaremos bajando a la senda a la altura del Puente Bolín y regresaremos por ésta de nuevo a Culiembro. Aquí viene la segunda parte (el que quiera puede volver por la senda a Poncebos).

Subiremos por buena senda a la majada de Ostón (1002 m) y desde allí coronaremos en breve La Peña (1063 m). Sin duda, este es uno de los mejores miradores de la garganta, ademas, en frente, podremos visionar el recorrido efectuado en la primera parte y muy por encima las cumbres más altas del Macizo Central. De regreso en la majada de Ostón descenderemos por la canal de La Raya al Cares, continuando hasta Poncebos por la senda.

La última parte de este recorrido se puede ver aquí:

https://losdelasclaras.blogspot.com.es/2014/12/al-llerosos-desde-poncebos-parte-ii.html

Longitud: 25 kms;     Desnivel: 1830 m de subida y otros tantos de bajada.

TERCER DÍA. PEÑA DE MAÍN (1612 m).

La Peña de Maín es un macizo calcáreo que se interpone entre el valle del río Duje y Bulnes. La zona cimera es de relieve caótico, con multitud de dolinas, entre las que se resguardan algunas majadas. Desde sus alturas se tiene una de las mejores vistas del Pico Urriellu o Naranjo de Bulnes.

De nuevo en Poncebos (212 m), tomaremos la senda de Bulnes que discurre por la Canal del Tejo, cerrada al Este por la Peña de Maín y al Oeste por el Murallón de Amuesa. En Bulnes (650 m) seguiremos camino del collado Pandébano, para abandonarlo más tarde y subir por prados a la majada de Armandes. Estamos al pie de la muralla vertical que defiende la peña por este lado. A primera vista parece infranqueable, pero es factible gracias a un audaz sedo. Seguiremos al pie de las paredes hacia la majada Jabariega y, antes de llegar, cambiaremos de dirección por una senda que se arrima más a la peña y nos acerca al sedo del Arrudo. Un paso más impresionante que difícil, en el que tendremos que hacer uso de las manos. Afortunadamente lo haremos con el vacío a nuestra espalda, que ayuda psicológicamente.

Arriba se sigue una imprecisa senda hasta la majada de Argandobín (1440 m) y luego continuando hacia el Este coronaremos el Cueto Redondo (1569 m) y Cabeza la Mesa (1612 m), máxima altura de la sierra. La bajada la haremos por la vertiente norte hacia los Invernales de Vierru, conjunto de cabañas al pie del afilado colmillo rocoso que constituye el Cueto Vierru (1167 m). A partir de ahí, una pista nos lleva a Tielve (680 m). Desde Tielve regresaremos a Poncebos por la senda de La Rumiada, que discurre paralela a la carretera y por encima de ésta, al pie de las muralla de la sierra de Portudera.

En este enlace se puede ver parte de la ruta:

https://losdelasclaras.blogspot.com.es/2012/08/sierra-y-majadas-de-main-desde-poncebos.html

Longitud: 21 kms;     Desnivel: 1550 m de subida y otros tantos de bajada.

CUARTO DÍA.SENDA COLLANTES Y CUETO CARRASPIÓN (1064 m).

La andadura comienza en Mildón (120 m), a 4,5 kms de Arenas en dirección a Unquera. Comenzaremos subiendo por la carretera que lleva a Oceño (500 m). Poco antes de llegar al pueblo tomaremos a la derecha la senda Collantes. Tras alcanzar la collada Trallué (686 m) entramos en el tramo más espectacular. La senda contornea las paredes verticales de la peña para salvar una profunda canal. En muchos tramos la senda va tallada y armada, con impresionantes caídas a nuestra derecha. Este tramo se puede ver en este enlace (ir al final):

https://losdelasclaras.blogspot.com.es/2014/03/cabeza-vigueras-pare-la-concha-y-senda.html

Terminado el episodio, volvemos a recorrer laderas más amables que nos llevan hasta la derruida majada de Collantes (650 m). Por el fondo del valle, entre hayas, alcanzaremos la collada Llamea (982 m). Dejaremos aquí los caminos que continúan a Tresviso y San Esteban de Cuñaba y giraremos al Noroeste, siguiendo toda la cuerda por una senda cómoda que llanea hasta la Jorcá de Carraspión (983 m). Desde aquí una cuesta breve nos aúpa al Cueto Carraspión (1064 m), con caídas de varios centenares de metros sobre el cauce del río Rubó, al que más tarde habremos de descender.

Volvemos sobre nuestros pasos al collado y descendemos a la majada Carraspión. Luego continúa una pista hacia la collada Trespandiú (764 m) y la majada de Sobrevina (740 m). Ahora toca descender hacia el fondo del valle, que enseguida se angosta y nos lleva a la preciosa foz del Rubó. La senda la recorre con algunos tramos tallados a pico y termina saliendo al puente románico de La Vidre (80 m), a un kilómetro escaso de la aldea de Trescares.

Longitud: 16 kms;     Desnivel: 1150 m de subida y 1190 m de bajada.